Análisis de productos que afectan a nuestra salud y bienestar basados en evidencias científicas publicadas

FTALATOS Y PARABENOS



Ftalatos

 Los ftalatos se utilizan en numerosos artículos de consumo, para proporcionar flexibilidad y resistencia a los productos de plástico. Di-etilhexil ftalato (DEHP) es el más utilizado plastificante para el cloruro de polivinilo (PVC). Los ftalatos son se encuentran en adhesivos, plásticos, detergentes, suelo, impermeables, productos para el cuidado personal (cosméticos, champús, perfumes, etc), bolsas de plástico, mangueras de jardín, materiales de construcción, muebles, productos farmacéuticos, complementos nutricionales , juguetes, envases de alimentos, material de limpieza, insecticidas, guantes desechables, etc. Por lo general, cuanto más flexible es el plástico, mayor será la cantidad de ftalatos en el producto. Debido a que los ftalatos no tienen una unión química a los plásticos a los que se añaden, se liberan fácilmente al medio ambiente: agua, aire, polvo, alimentos etc.  Dado que los ftalatos son excretados rápidamente del cuerpo, su presencia en la orina indica que la exposición actual. 

Dos recientes estudios sobre estos metabolitos realizados en los Países Bajos y EEUU han revelado que el metabolito más frecuente, el dietil ftalato (DEP),  deriva de la utilización de cosméticos y productos para  el cuidado personal.  El DEP y el di-butil ftalato (DBP) son los dos ftalatos más comunes en la cosmética. Un estudio estadounidense revela que el DEP se encuentra en más del 70% de los cosméticos: desodorantes, espumas para el cabello, lociones para las manos y el cuerpo. También se encuentra  en el 100% de todas las colonias y perfumes. Estas últimas llevan las más altas concentraciones de DEP:  20,000-28,000 ppm (partes por millón [ppm]) de este plastificante. El DBP también se encontró en el 67 por ciento de todos los esmaltes de uñas.  El mono-etilhexil ftalato (MEHP) es uno de los metabolitos que se considera más tóxico. Afortunadamente, sólo representa menos del 10 por ciento de todos los metabolitos y tiene una vida media más corta.  

En estudios coreanos y japoneses realizados en  bebidas, el DEHP y el di metil-ftalato (DMP) fueron los dos ftalatos más frecuentes. Los niveles más altos de estos compuestos se encuentran en la cerveza, el vino y las bebidas nutritivas

Según los datos de Encuesta Nacional de  Salud y Nutrición de los EEUU, aves de corral y huevos fueron las mayores fuentes de DEHP,  y los tomates y patatas fueron las mayores fuentes de DEP. Las frutas contenían DMP y los peces  DIBP. Los medicamentos son otra fuente de ftalatos. En otra encuesta del mismo organismo se encontraron niveles 100 veces superiores de monobutil ftalato (MBP) en las personas que consumía mesalamina, didanosina, omeprazol y teofinilina. En un estudio alemán se encontró que, la otra gran fuente de exposición a los ftalatos es el polvo de la casa.  


Efectos adversos en la salud

La mayor preocupación sobre los ftalatos es respecto a la reproducción y el desarrollo humano ya  que se sabe que tienen actividad antiandrogénica, . Varios  estudios en animales han demostrado que los ftalatos pueden reducir la concrentración de espermatozoides, provocar cambios histológicos los testículos y reducir la fertilidad masculina.

También hay preocupaciones sobre los ftalatos como causa de mortalidad fetal, bajo peso al nacer y malformaciones fetales:12 tipos de ftalatos han sido asociados con partos prematuros.   Otro estudio realizado en hombres que acudieron a clínicas de fertilidad reveló una asociación muy significativa entre la presencia de un gran daño en el ADN de los espermatozoides y altos niveles urinarios de  mono-etil ftalato (MEP) o sus metabolitos.   

En un estudio en animales, la exposición prenatal a los ftalatos de fetos varones produce  síndrome de disgenesia testicular como resultado de la disfunción de las células de Leydig   Un estudio de parejas madre-hijo mostró una clara asociación entre los niveles maternos de  metabolitos en orina de los ftalatos (MEP, MBP, MBzP, MEHP) y la reducción de la distancia ano-genital distancias en sus hijos (está reducción es un síntoma de la incompleta migración del genital masculino o lo que es lo mismo, de su incompleta formación). También se ha relacionado con la aparición de hipospadias (desviaciones del pene) en la descendencia. Las niñas con exposición a los ftalatos parecen tener problemas de desarrollo sexual prematuro, especialmente telarquia (desarrollo mamario prematuro). La exposición fetal al ftalato también se ha asociado con el comportamiento la capacidad mental.  


Días después del nacimiento, los niños cuyas madres tenían mayores niveles de ftalatos mostraron más problemas con su estado de alerta y orientación. Los niños con mayor exposición a los ftalatos en el útero tienen más problemas de conductas agresivas, atención y depresión.  En un sueco estudio, los altos niveles de butilbencilftalato (BBzP) en el polvo de la casa se asocia con mayores tasas de rinitis y eczema, mientras que el DEHP en el polvo se asocia con mayores tasas de asthma. También se han relacionado con la obesidad y la diabetes tipo 2.  Mujeres con mayores niveles de MEHP urinario también tenían mayores tasas de leiomiomas uterinos, mientras que aquellas con mayores niveles de MBP sufrían más endometriosis. Los niveles urinarios MEP también se asocian positivamente con mayores tasas de cáncer de mama.  




Parabenos




Los parabenos (etil, etil-, propil-, butil- y bencil parabenos), son ésteres del ácido p-hidroxibenzoico, que son utilizados como conservantes antimicrobianos en cosméticos, productos farmacéuticos, alimentos y bebidas, por su bajo costo y baja toxicidad. En principio se metabolizan en el hígado y se eliminan por la orina. Sin embargo, también son lipofílicos y se puede acumular en los tejidos grasos. De hecho, estos compuestos se han encontrado en el tejido de cáncer de mama en niveles que van desde 20 ng / g de tejido de 100 ng / g de tejido.  Los parabenos tienen actividad estrogénica débil y han ha demostrado que inducen el crecimiento de células de cáncer de mama in vitro, lo que llevó a algunos investigadores a sugerir su potencial como iniciadores o promotores del cáncer de mama. Parte de la preocupación deriva del hecho de que un número creciente de cánceres de mama ocurren en la parte superior externa cuadrante de la mama, justo en una zona más expuesta a los  parabenos que llevan los desodorantes. Otros dicen que el efecto estrogénico es demasiado débil como para causar problemas.  Los metil-y propil parabenos, los dos más utilizados, son también potentes inhibidores de la función mitocondrial. Este efecto sobre las mitocondrias se ha propuesto como un mecanismo para su posible papel en la fertilidad masculina.  

Prevención

Los ftalatos tienen una vida media en sangre muy corta, por lo que podemos cambiar fácilmente nuestros niveles de exposición con el objetivo de evitar una exposición continua que llegue a ser perjudicial. Algunas medidas interesantes son:


  • una forma fácil para evitar los ftalatos en los alimentos es la compra de alimentos que no están envueltos en plástico
  • la evitación de las fragancias y geles para el cabello,
  • selección de productos para el cuidado personal (mediante el uso de sólo aquellos que se consideran libres de ftalatos y parabenos)


 Es muy posible que estas medidas podrían ayudar a reducir el riesgo de asma, alergias, diabetes, y cáncer de mama. Evitar los ftalatos también pueden mejorar dramáticamente la  vida de los niños no nacidos mediante la prevención de trastronos neurológicos, reproductivos y/o endocrinos.
Disclaimer: La información disponible en esta página es meramente informativa y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta médica antes de tomar cualquier determinación sobre su estado de salud. Este blog no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos.
 
Posts RSSComments RSSBack to top