Análisis de productos que afectan a nuestra salud y bienestar basados en evidencias científicas publicadas

TOXICIDAD DEL ALUMINIO



El aluminio es el metal más abundante en la corteza de la Tierra. Este metal tiene un uso generalizado e importante en aplicaciones industriales y de consumo. También se utiliza en utensilios de cocina y agentes farmacológicos, como los antiácidos y desodorantes. Además, el aluminio es una neurotoxina que inhibe  más de 200 funciones de importancia biológica y causa varios efectos adversos en plantas, animales y seres humanos. Se ha sugerido su implicación en la aparición de enfermedades neurodegenerativas, incluida la encefalopatía por diálisis, esclerosis lateral amiotrófica y la enfermedad de Alzheimer. En particular, el vínculo entre el aluminio y la enfermedad de Alzheimer ha sido objeto de debate científico desde hace varias décadas. Sin embargo, las complejas características de biodisponibilidad de aluminio hacen que sea difícil evaluar su toxicidad y por lo tanto, la relación aún está por establecerse. 

En el año 1988, la contaminación accidental con Aluminio del agua potable en Camelford (Cornwall, Reino Unido) produjo la exposición de más de 20.000 personas a altos nivel de Aluminio. Los residentes  presentaban síntomas relacionados con diversos trastornos cerebrales como la pérdida de concentración y memoria a corto plazo. También en un área de Noruega, con altas concentraciones de Al en el agua potable, éstas se relacionaron con altas tasas de  demencia. ¿Causa el aluminio la enfermedad de Alzeimer? No está nada claro.  De aluminio también se ha encontrado en los cerebros de los pacientes que han muerto con la enfermedad de Alzheimer .  Las sales de aluminio se deposita en los tejidos blandos en los que hay pérdida de células debido a una lesión o una degeneración. Así, las sales de aluminio también se depositan en el corazón de las personas con enfermedad coronaria pero esto no significa que sean la causa de la enfermedad coronaria. 


Las plantas no utilizan el aluminio, pero que son capaces de absorberlo. Los cereales que se cosechan hoy en contienen a menudo unas pocas partes por millón de aluminio. Sin embargo, la forma en la que el aluminio se encuentra en los cereales es una forma biodisponible, es decir, una forma química que los seres humanos podemos absorber en nuestros cuerpos y que se deposita en los tejidos. Los animales que comen estas plantas concentran el aluminio en sus tejidos también. Por lo tanto, la carne de vaca puede contener hasta 1.000 partes por millón de aluminio.  ¿Estamos en situación de riesgo? Depende  de la cantidad que consume.
carne-contaminación


En general, la absorción de metales por el tracto gastrointestinal es muy variable y está influenciada por varios factores, como el individuo, la edad, el pH o el contenido del estómago. Estudios recientes han demostrado que el Aluminio atraviesa la barrera hematoencefálica, entra en el cerebro, y se acumula en forma semi-permanente. Por lo tanto, Al puede causar graves problemas de salud en poblaciones específicas, incluyendo niños, ancianos y pacientes con deterioro de las funciones renal y la exposición innecesaria a Aluminio se debe evitar este tipo de pacientes.

aluminio-contaminación


En 1989, una misión conjunta FAO / OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) se recomiendó una ingesta semanal tolerable provisional (ISTP) de 7,0 mg / kg de peso corporal de Aluminio, sin embargo, esto fue cambiado en 2007 a sólo 1,0  mg / kg peso corporal por posibles efectos sobre el sistema reproductivo y el sistema nervioso en desarrollo. 

desodorantes-contaminación

¿Qué pasa con los desodorantes? Las sales de aluminio utilizadas en estos productos cierran los poros que permiten la transpiración. En esencia, al hacerlo, se impide su absorción. El riesgo real de los desodorantes proviene del uso de aerosoles que producen una nube de sales de aluminio que pueden ser inhalada involuntariamente. 

También podemos seguir utilizando la batería de cocina de aluminio, o las latas de aluminio: no plantean ningún riesgo para la salud ya que en esta forma el aluminio no está biodisponible. El mayor riesgo proviene de los alimentos que se cocinan en esas ollas y sartenes. La mejor solución podría ser dejar de consumir animales que viven en la parte superior de la cadena alimentaria.
Disclaimer: La información disponible en esta página es meramente informativa y no sustituye en ningún caso a la opinión de un profesional. Se recomienda acudir a la consulta médica antes de tomar cualquier determinación sobre su estado de salud. Este blog no es oficial de ninguna marca o producto. Todas las fotografías expuestas pertenecen a sus respectivos dueños y se muestran únicamente con fines informativos.
 
Posts RSSComments RSSBack to top